Eucaristía por los difuntos del MCC de Alcalá

Eucaristía por los difuntos del MCC de Alcalá

El pasado día 5 de Noviembre, coincidiendo con el fin de semana de la Fiesta de Todos los Santos y los Fieles Difuntos, celebramos una preciosa Eucaristía en recuerdo de todas las personas fallecidas durante estos dos últimos años, desde que empezó la pandemia, en la gran familia del MCC de la diócesis de Alcalá de Henares. Durante el confinamiento y mientras se mantuvieron las medidas de limitación de aforo en las Iglesias, no fue posible tener este homenaje particular por cada hermano fallecido y estábamos deseando que, por fin, fuera posible recordarles y presentarles ante el Señor, ofreciendo una Misa por ellos.

En este periodo de tiempo han sido muchas las personas que han partido hacia el Padre y que han comenzado su “quinto día”. Están ya descansando en paz e intercediendo por todos nosotros. En la Eucaristía reinó la esperanza y el consuelo de saber que todos ellos están celebrando esa Ultreya celestial, ese encuentro eterno con el Señor y viviendo su nueva VIDA en comunión con todos los santos.

Aunque toda pérdida supone duelo y vacío por la ausencia de la persona que se marcha, desde nuestra Fé, creemos que el Señor, al resucitar, venció a la muerte y al pecado y es por esto, que tenemos la esperanza y el consuelo de saber que nosotros también resucitaremos y alcanzaremos el descanso eterno en la morada que el Señor ha ido a prepararnos…Y por nuestra Fé, confiamos en que nuestros seres queridos fallecidos están esperándonos en el cielo, desde donde interceden por nosotros constantemente. Esta esperanza nos consuela y hace que vivamos el fallecimiento de nuestros seres queridos de otra forma, confiados en la Misericordia del Señor, y sabiendo que siguen a nuestro lado, acompañándonos en nuestro caminar hacia la santidad.

La Comunidad del MCC de Alcalá, ha querido rendir homenaje a todos y cada uno de los integrantes del Movimiento y a sus familiares fallecidos, y que mejor manera de rendirles ese homenaje ofreciendo el Sacrificio Eterno de la Santa Eucaristía por cada uno de ellos, orando juntos por todos y pidiendo su intercesión en nuestras vidas.

Queridos hermanos que disfrutáis ya de vuestro “quinto día”: No os olvidamos, os llevamos en nuestro corazón y en nuestra memoria. Gracias por haber formado parte de nuestra gran familia de Cursillos de Cristiandad y de nuestras vidas.

Descansad en paz

DE COLORES